(55) 5236-5420

01-800 849 20 89

Servicio Express a todo el Pais

Los bolardos

p-bolardos

Los bolardos son una herramienta de prevención y advertencia, además su uso hoy en día no se limita a las vías más conflictivas o zonas de aparcamiento. Esta herramienta se ha convertido en indispensable para dirigir y delimitar zonas de paso, tanto en fábricas como estadios y centros comerciales. Resulta una manera muy efectiva para dirigir a las personas hacia la zona de cajas, ordenando y dirigiendo el tráfico de peatones.

Como podemos comprobar sus usos solo se ven limitados por la imaginación de sus propietarios.

Ahora vamos a analizar porque son una herramienta de prevención, además de protección para peatones, vehículos y ciclistas. Estas cualidades o factores de seguridad vienen dados por su diseño inteligente y colores llamativos, que atraen la atención de los usuarios, estos se utilizan en las incorporaciones de una autovía o calzada central de una ciudad, delimitando la zona donde comienza el desvió, por otro lado también se utilizan para delimitar los carriles especiales, como el carril bici o carril bus, de esta manera existe una separación física y visual que no es dañina con los usuarios o vehículos.

Estos bolardos están confeccionados, por lo general, en PVC o goma de alta resistencia, todo dependerá del uso y la exposición a los que los tenemos previsto utilizar, ya que no es lo mismo que se encuentren dentro de unas instalaciones cubiertas o en el exterior. Es muy importante seleccionar bolados de máxima calidad sobre todo en uso exterior.

Otro factor muy importante en su fabricación, es el color, debido a que son una herramienta de prevención y seguridad, deben tener un color llamativo que llame la atención desde una distancia considerable, además si se van a utilizar en la vía publica deberán contar con bandas reflectantes, para que por la noche pueden ser observados mucho más fácilmente.

Pero quizás uno de los factores que menos se tienen en cuenta, es el posicionamiento correcto, nos referimos a que si los bolardos no se colocan correctamente, tanto en su anclaje como en la posición que van a ocupar, su función no será correcta y por lo tanto no ofrecerán la seguridad y protección para los que fueron concebidos.